Viernes 24 de Mayo de 2019
 

           
Apagón en Venezuela: Guaidó pide declarar "estado de alarma" y Maduro acusa "ataques electromagnéticos"
Internacionales - Interés General
11/03/2019 11:44:00
En pleno caos por un apagón que colapsa a Venezuela desde hace más de tres días, el líder opositor Juan Guaidó anunció que pedirá al Parlamento declarar "estado de alarma" nacional, mientras que el presidente Nicolás Maduro extendió la suspensión de la jornada laboral y estudiantil.

"Hemos convocado sesión de emergencia extraordinaria de urgencia del Parlamento para tomar acciones inmediatas con respecto a la ayuda humanitaria necesaria", declaró Guaidó, jefe del Congreso de mayoría opositora, reconocido por 50 países como presidente interino de Venezuela.

Más tarde, en Twitter, el dirigente aseguró haber conversado con representantes de Alemania y Japón -dos gobiernos que le reconocen-, quienes le dijeron estar "dispuestos" a apoyar una "solución" a la crisis eléctrica.

Varios sectores de Caracas recuperaron el servicio la noche del domingo, pero los cortes perduran en amplias regiones. Ya hubo fugaces reconexiones, perdidas en cuestión de horas, entre viernes y sábado.

Guaidó agregó que convocará "acciones de calle" para presionar la salida del poder de Nicolás Maduro, a cuyo gobierno culpa del monumental corte de electricidad que empezó el jueves a las 16H53 (20H53 GMT), el peor registrado en este país de 30 millones de habitantes.

Sin informar cuándo se restablecerá el 100% del servicio, el gobierno prorrogó hasta el lunes la suspensión de labores y clases que decretó el jueves, al tiempo que llamó a la "tranquilidad".

"Todo oscuro"

Sin luz, agua e incomunicados, los venezolanos han vivido horas de angustia.

Los hospitales con generadores de energía los usan para emergencias. Calificando la situación como una "tragedia sin precedentes", Guaidó aseguró que hubo 17 muertes en centros médicos y que están en riesgo 15.000 enfermos renales.

Según la ONG Codevida, 15 personas fallecieron por falta de diálisis durante el apagón.

El ministro de Salud, Carlos Alvarado, respondió a Guaidó en la televisión estatal tras un recorrido por hospitales: "Es absolutamente falso".

"Ha sido horrible. Todo oscuro. Solo funcionan algunas áreas con una planta eléctrica que llevaron, porque la del hospital no funcionó", dijo a AFP Sol Dos Santos, de 22 años, quien tiene a su niña hospitalizada en Caracas.

El país está paralizado y la preocupación aumenta porque la comida empieza a dañarse y el agua escasea, mientras largas filas se forman en gasolineras ante el temor de que pronto falte combustible.

"Estoy muy nerviosa porque esta situación no se resuelve, la poca comida que tenemos en la nevera se nos va a echar a perder. ¿Hasta cuándo vamos a soportar esto?", declaró a AFP Francisca Rojas, una jubilada de 62 años.

La crisis energética es el nuevo pulso por el poder.

Maduro denunció "ataques electromagnéticos" al "cerebro" de la hidroeléctrica de Guri, ubicada en el estado Bolívar (sur), la mayor de Venezuela y segunda de América Latina, después de Itaipú (Brasil-Paraguay).

Guaidó acusa al gobierno de falta de inversiones y mantenimiento, así como corrupción, ante recurrentes cortes de luz, principalmente en el interior. Once de 14 países del Grupo de Lima responsabilizaron "exclusivamente" a Maduro.

De mal en peor

La descomunal falla eléctrica castiga aún más a una población que sufre escasez de medicinas y alimentos, e hiperinflación.

Nadie puede retirar dinero de los cajeros ni usar tarjetas de débito o crédito, en un país donde las transacciones electrónicas son vitales, porque no hay efectivo.

Con un éxodo de 2,7 millones de venezolanos desde 2015 según la ONU, la incomunicación es también angustiante. Intentando captar señal en sus teléfonos móviles, muchos estacionan sus autos al borde de la autopista Francisco Fajardo, la principal de Caracas, donde hay repetidores cerca.

"Tengo a mi hijo a y mi hermano fuera de Venezuela y quieren saber de nosotros. Además, quiero ver noticias", declaró a AFP la joven Bernardette Ramírez.

En Caracas y su periferia, donde viven seis millones de personas, seguía suspendido el Metro, lo que obliga a la gente a largas caminatas. Y decenas de personas permanecen varadas en el aeropuerto internacional de Maiquetía.

"He ido tres veces a ver si sale mi vuelo. Voy a Miami porque mi hermano sufrió un accidente", aseguró Rossy Fernández.

Sin solución a la vista

El servicio ha sido restablecido durante apenas unas horas en los últimos días. El corte afecta a Caracas y 22 de los 23 estados del país.

Maduro dijo el sábado ante una multitud de seguidores en Caracas que se había avanzado en la reconexión de casi 70% del país, pero otro ataque -aseguró- "tumbó todo lo logrado".

"La estrategia macabra de llevarnos a un enfrentamiento fracasará. Seguimos trabajando por la plena recuperación del sistema", dijo este domingo el mandatario en Twitter.

Ante la prolongación de la crisis, el presidente socialista anunció la distribución de alimentos, agua y asistencia a hospitales.

El sábado, Guaidó informó que hará una gira nacional con diputados para definir la fecha de una movilización hacia Caracas.

"Los venezolanos tienen derecho a protestar (...). Señores de las Fuerza Armada, es momento de dejar de cubrir al dictador", añadió.

Conatos de saqueos se produjeron en Caracas. El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, aseguró que militares realizan un "patrullaje activo".

Guaidó dice estar dispuesto a autorizar una fuerza extranjera. "Todas las opciones están sobre la mesa", expresó, parafraseando a Estados Unidos sobre una eventual acción militar en Venezuela.

Una misión de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU llegó en tanto al país. (AFP)





















SOCIALES