Miércoles 20 de Junio de 2018
 

           
El Presidente del Bloque del NEPAR, Diputado Juan José Bergia hablo en el comienzo del año legislativo, en la apertura de las sesiones ordinarias que dio Peppo
Chaco - Política
01/03/2018 12:41:00

En esta oportunidad las circunstancias y la realidad económica - social y político de nuestro país y de nuestra provincia en particular, atraviesan por dificultades y desafíos que reclaman un alto grado de consenso para poder generar las respuestas que las familias chaqueñas necesitan y que en definitiva son las destinatarias de todas las acciones y políticas públicas que se generen.

Desde fines del año pasado venimos hablando y tratando distintos temas, en el marco de un consenso nacional, que se replica en la provincia, con el fin de generar un ámbito de confianza y gobernabilidad, atendiendo a las grandes coincidencias, con las particularidades que cada caso y cada acción de gobierno requiera.

Es importante que en este año legislativo entendamos que debemos seguir construyendo el camino de los grandes objetivos comunes y eso es una prioridad para nuestro gobierno provincial, tal como lo ha demostrado el gobernador con los acuerdos firmados a con el gobierno nacional. Por ello, y tal como lo manifestáramos en su oportunidad, creemos que es muy importante seguir trabajando sobre las metas fiscales en el marco del consenso fiscal y sin dejar de atender las necesidades públicas.

Creemos que el consenso fiscal debe ser un objetivo común impostergable y desde nuestra cámara de diputados debemos generar la adecuaciones legislativas que ello implica.

Y este consenso fiscal, necesita como tema prioritario, un presupuesto que se adecúe e indique, desde sus aspectos económicos y financieros, las acciones de gobierno. Es necesario atender de manera prioritaria las necesidades de financiamiento del mismo, en el marco de la responsabilidad fiscal.

El Consenso fiscal también requiere revisar las legislaciones impositivas provinciales, para ver de qué manera podemos direccionar los beneficios que la producción y las pymes necesitan para seguir subsistiendo. No hablamos de grandes objetivos, sino de poder generar las condiciones para que nuestros pequeños productores y empresarios puedan seguir en actividad, puedan seguir sosteniendo los empleos que se generaron.

Hoy la baja de actividad comercial e industrial, perjudica notablemente a nuestro empresariado y productores. No podemos permitir que se sigan perdiendo empleos en la actividad privada, porque luego esos empleos que perdemos se transforman en reclamos, pidiendo soluciones al estado, y que hoy , en estas condiciones, el Estado no las puede dar.

Debemos entender que el Estado ya no resiste mas los incrementos de gastos que puedan sostener la creaciòn de empleos que el sector privado no puede sostener. Por ello, debemos trabajar en este sentido, en ver de qué manera generamos las condiciones, para recuperar el empleo privado y generar condiciones de que la actividad privad recupere los niveles de actividad suficientes para sostenerse y proyectarse hacia futuro.

Estas pautas, son importantes porque permiten la inclusión laboral de jovens, de aquellos que están en condiciones de trabajar y hoy no lo pueden hacer. Generar inclusión del empleo es también luchar y disminuir la informalidad laboral y económica, permitiendo mayores ingresos fiscales que se puedan aplicar al equilibrio tan buscado.

Sabemos que la sábana corta con la que este gobierno ha tenido que convivir, solo se puede morigerar de dos maneras, Una, la ideal, es con mayor productividad en la actividad privada, cuestión que por las condiciones económicas nacionales, presión fiscal y costo laboral hoy es casi una utopía. La otra posibilidad es el financiamiento que permita sostener el déficit. Por ello, cuando hablamos de presupuesto y financiación, debemos entender que las necesidades de endeudamiento que el estado reclama, no son para aplicarlo a más gastos, sino para sostener la estructura de gastos e inversiones que hoy tiene el estado. Si observamos cómo ha crecido el endeudamiento público nacional, debemos entender que el Chaco también necesita. No para sostener la timba financiera, sino para sostener la actividad del Estado dentro de las pautas fiscales y los limites y posibilidades de financiación previsibles y sostenibles.

Entendemos que tanto la posibilidad de adecuar el presupuesto, con posibilidades de financiación que permitan su equilibrio, trabajar fuertemente sobre el equilibrio fiscal en el marco del consenso ya aprobado, son herramientas que permitirán avanzar hacia una provincia gobernable y previsible. Vemos como algunas provincias ya tienen dificultades de poder hacer frente a los sueldos estatales. Nosotros debemos avanzar hacia la posibilidad de recuperar el financiamiento para las obras proyectadas. Ello permitirá la reactivación de un sector muy importante, como la construcción, que hoy se encuentra en condiciones de actividad muy baja.

La previsibilidad en las cuentas públicas permitirán direccionar la política y la gestión en atender otras cuestiones de Estados que son la escancia misma de la gestión pública como lo es la Educación, la Salud, la Seguridad, la Justicia. Defender los puestos de trabajos, colaborar con los empresarios para seguir generando oportunidades.

Pero para poder dar respuestas en estos ejes fundamentales, tenemos que atender primero la situación social de los más afectados por la situación económica actual, propia de políticas pulidas que los fueron excluyendo paulatinamente desde fines del 2015 hasta la fecha. A ello también debemos sumarle las situaciones casi de catástrofe que debieron soportar muchos chaqueños, por las condiciones climáticas e hídricas. Son situaciones que debemos atender.

Generar una red de contención a estos sectores, es una obligación para el estado. Ningún chaqueño debe considerarse excluido y carente de respuestas. Es necesario que podamos entre todos brindar a estos conciudadanos las respuestas que le permitan recupera su condición de ciudadanos, su dignidad de personas, su autovaloración personal.

El Estado no puede mirar hacia otro lado cuando hay chaqueños que lo necesitan. Las situaciones en nuestro norte profundo son muy complicadas. Entendemos que desde la Cámara podemos generar condiciones de inclusión para que el Estado articule respuestas a estos sectores sociales y brinde las respuestas necesarias.

Seguramente habrá matices y particularidades que cada sector pueda y debe aportar. Pero es importante que los consensos que logramos sobre fin de año y principios de este, no se diluya en chicanas y cuestiones menores que nos tapen los ojos y no nos permita avanzar sobre las cuestiones más importantes.

Debemos entender todos los actores y sectores políticos, que el consenso para generar respuestas públicas es el reclamo de esta hora de la historia. Máxime cuando la ciudadanía nos mira con fuertes recelos propios de nuestras propias actitudes, que muchas veces generan el rechazo de la comunidad y el desprestigio del Poder Legislativo.

Debemos redoblar los esfuerzos para poder consensuar y trabajar sosteniendo los grandes objetivos de los chaqueños. Detenernos en peleas domésticas, es una pérdida de tiempo que no podemos permitirnos. Los chaqueños necesitan y reclaman de nosotros respuestas que solo las podemos brindar en la medida que todos trabajemos en conjunto en la búsqueda permanente de la soluciones en el marco del diálogo y el respeto, para generar las bases de la gobernabilidad y sustentación de las políticas públicas que brinde respuestas en los grandes ejes del estado.























SOCIALES