Domingo 19 de Noviembre de 2017
 

           
Ante la crisis, el Gobierno ahora busca reducir la "Brasil-dependencia"
Nacionales - Política
23/05/2017 19:08:00
Abrir nuevos mercados es uno de los objetivos centrales del secretario de Industria, Martín Etchegoyen

Las exportaciones al vecino país cayeron 48% desde el récord alcanzado en 2013

El Gobierno tiene decidido intensificar la apertura de nuevos mercados para uno de los sectores que peor la están pasando desde que asumió el Gobierno de Mauricio Macri: la industria. El déficit de la balanza comercial para el sector se estima en unos USD 35.000 millones para este año, y la caída de ventas a Brasil por la profunda recesión que atraviesa es una de las causas –no la única, por cierto– que explican semejante resultado negativo.

La reacción se da ante el temor de que la nueva turbulencia política que atraviesa Brasil y su impacto negativo en la economía signifiquen un nuevo golpe al complejo industrial, que recién en los últimos dos o tres meses está mostrando signos de una tenue recuperación.

"Hay automotrices que están empezando a vender a otros mercados como África del Norte o Colombia. Tenemos que trabajar mucho en esa dirección para que las exportaciones industriales encuentren otros destinos y no dependan tanto de un solo mercado", aseguró a Infobae el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, luego de haber recorrido las fábricas de Toyota en Japón. La situación todavía es más dramática para las pymes industriales: hace seis años había 15.000 que exportaban; ahora solo hay 9.000. Por eso, uno de los objetivos centrales es trabajar en la capacitación, enseñarles a las empresas a vender al mundo.

La intención no es que baje el volumen, pero que Brasil represente una porción cada vez más chica de las exportaciones industriales de la Argentina

Las centrales automotrices son las que más sufren esta situación. "El 80% tiene como destino el mercado brasileño. No queremos que caiga el volumen, pero sí diversificar más los destinos a los que podemos llegar", afirmó.

Claro que el contexto no ayuda, precisamente. El atraso cambiario, los altos costos laborales y una elevada carga impositiva atentan contra la posibilidad de que las empresas argentinas puedan competir, especialmente cuando se trata de productos de alto valor agregado.

Las exportaciones a Brasil representan el 16% del total, por lo que no es tan alta la concentración. Pero sí es una porción muy importante de las ventas industriales. Esa dependencia es la que procuran atacar desde el Gobierno.

Un informe de la consultora DNI detalló que "las exportaciones argentinas a Brasil han descendido 48% desde el récord alcanzado en 2013, justo poco antes del comienzo de la crisis allá. Y ese descenso ha arrastrado hacia a abajo las exportaciones argentinas totales".

La consultora de Marcelo Elizondo agrega que "la crisis social, económica y política reciente en Brasil ha generado que mientras las exportaciones de Argentina a todo el mundo (desde 2014) cayeron USD 10.599 millones, las ventas al vecino país hayan descendido en USD 4.847 millones, lo que implica que solo Brasil explicó el 45% de la caída de nuestras exportaciones".

El impacto más grave ya ocurre en la industria y se agravará si la crisis se extiende. "De los USD 17.762 millones de exportaciones de manufacturas industriales argentinas en 2016, 7.237 millones fue a Mercosur y de ellas casi 6.000 millones de dólares fueron a Brasil", agrega DNI.

Pero más allá del impacto en el sector industrial, el efecto sobre la economía argentina por un nuevo temblor brasileño estaría en realidad más acotado. Según detalló el informe económico semanal del Banco Ciudad, "por cada punto que cae Brasil, la economía argentina se retrae alrededor de 0,25 puntos porcentuales, por lo que la baja acumulada de casi 8% registrada en 2015 y 2016 en el país vecino tuvo un impacto contractivo aquí de casi 2% en los últimos dos años".

La conclusión es que cualquier evento negativo o que tienda a retrasar la reactivación esperada para 2018 en la economía brasileña "podría restar impulso a la recuperación de la industria local, actualmente en marcha".

"En la medida en que la crisis política en el país vecino adquiera una dimensión mayor –agregó el Ciudad– afectando la incipiente recuperación de la economía brasileña, sus efectos podrían trasladarse a la Argentina, con un impacto más palpable en el sector automotriz, aunque también con ramificaciones en otros bloques industriales".

INFOBAE














SOCIALES