Domingo 17 de Diciembre de 2017
 

           
En los últimos 50 días cayó la mitad del milimetraje estimado para todo el año
Chaco - Interés General
20/04/2017 11:05:00
Si bien las complicaciones producidas por las últimas lluvias en Resistencia son multicausales, los volúmenes de agua caída en los últimos días son inéditos y muestran a las claras la imperiosa necesidad de actualizar los mecanismos de respuesta ante este tipo de contingencia.

Sobre todo teniendo en cuenta que los últimos 50 días cayeron cerca de 650 milímetros, es decir, más del 50% de lo que se estima para el año hidrológico en curso que se extiende desde el 1 de septiembre de 2016 hasta el 31 de agosto de 2017.

Según las fuentes consultadas por NORTE, las estimaciones de lluvia anuales para el período citado son de 1320 milímetros y, a falta de cuatro meses para el cierre, en agosto de este año, la cantidad de agua caída supera los 1200 milímetros.

Si bien el ciclo histórico de lluvias en para el este de la provincia va de octubre a abril, los especialistas estiman que los volúmenes de agua que caerán en los próximos meses serán un 50% superiores a los normales.

Obviamente, las lluvias que se esperan no serán tan abundantes como en el período que concluye a fin de mes, pero las características particulares de las condiciones del tiempo actuales no son demasiado alentadoras.

En concreto, los especialistas observan que el Chaco se encuentra saliendo de un “ciclo seco” que se extendió de 2003 a 2013, para ingresar en un “ciclo medio o húmedo” que tendrá la particularidad de contar con gran cantidad de agua caída, tanto en la capital provincial como en el interior.

La información oficial difundida por la Municipalidad de Resistencia ayer da cuenta de que en lo que va del año calendario, es decir, en tres meses y medio 2017 se ha registrado la caída de unos 821 milímetros.

De acuerdo a estos informes, en enero cayeron sobre la capital del Chaco un total de 56 milímetros; en febrero los registros alcanzaron los 96 mm, en marzo fueron 316 y en lo que va de abril, al final del día, habrán superado los 350 milímetros. Las buenas noticias, en este contexto complicado, llegan de la mano de la altura de los ríos.

La información con que cuenta la provincia indica que el río Paraná se encuentra bajo, lo que permite una salida franca tanto del río Negro como el Guaycurú, el río de Oro, el Salado y el Tapenagá.

Los datos más recientes muestran bajas probabilidades de creciente en al menos los próximos tres meses, por lo que las complicaciones con el agua vendrán de la mano de la lluvia y no de los ríos Paraná y Paraguay.

DiarioNorte.com














SOCIALES