Miércoles 23 de Agosto de 2017
 

           
Así hablaba el jefe de Wagner antes de caer preso por el crimen de Micaela
Nacionales - Policiales
13/04/2017 13:31:00
El relato de Pavón fue posterior a la detención de Wagner, con quien reconoció haber cenado la noche previa al asesinato. Ahora ambos están detenidos.

El crimen de Micaela García aún retumba en sociedad argentina. Ella ya no está y el recuerdo quedará por siempre. Para su gente por el dolor de la pérdida cercana. Y para el resto, porque se convirtió en un caso de alto impacto en los medios y en la opinión pública.

Ahora llega el momento de esperar pericias y análisis, de investigar a fondo para reconstruir esas horas fatales para la joven de 21 años asesinada en Gualeguay, Entre Ríos. Ayer se dio la primera declaración del principal imputado por el hecho. Sebastián Wagner, preso en una cárcel de Federal, a 300 kilómetros de Gualeguay, y en ella le apuntó a su empleador en el lavadero de autos en el que trabajaba. Néstor Pavón también está detenido, pero desde el momento en el que se sospechó de su accionar como encubridor. Ayer Wagner fue más allá y lo acusó de haber actuado junto a él en la totalidad del hecho.

Pavón habló, fue entrevistado por un medio entrerriano cuando el cuerpo de Micaela ya había aparecido (sábado a la tarde) y Wagner ya estaba detenido (sábado a la mañana). Pero él aún estaba en su lavadero de autos. Y contó, dio su versión, claro que después, ya imputado por encubrimiento, declaró de una manera diferente. En consecuencia, este relato, difundido por El Once TV, sirve como referencia para escuchar a Pavón aún sin la Justicia detrás de sus pasos.

Además de asegurar que estaba "anonadado" por lo sucedido, reconoció que había salido "a comer" con Wagner la noche del viernes. "Fue mi nene de 13 años también", aseguró. Luego planteó un escenario que lo sacaría de la escena del crimen: "Él me llevó a mi casa como a las 2.30 o 3 de la mañana". El detalle es que en ese momento, Pavón y todos en Gualeguay sabían que Micaela había sido vista por última vez pasadas las 5 de ese sábado.

Pavón comentó que el lunes fue la última que vez que vio a Wagner, quién le manifestó estar "deprimido" y sus intenciones de irse de Gualeguay: "Me dijo que no quería estar más acá. Que se quería volver, porque extrañaba a su familia. 'Te voy a devolver el auto porque no te lo puedo pagar', me agregó".

"El viernes llegó bajoneado, diciendo que se había peleado con la mujer, que lo había echado. Me dijo que no tenía ganas de trabajar, que todo le salía mal y que sería colgar", recordó Pavón. "Yo lo hablé, y le dije que piense, que se deje de hinchar las pelotas, que era joven y tenía toda la vida por delante". Luego se encontraron para ir a cenar. "Yo para darle apoyo, porque el loco decía que se iba a matar".

Pavón contó que el sábado Wagner no se presentó a trabajar. "La señora me mandó un mensaje de texto diciendo que estaba descompuesto y que no iba a poder ir a trabajar. Después hablé con él cuando vino a cobrar y me pidió manguerear el auto porque se le había embarrado. Le dije que sí, que lo hiciera rápido porque ya nos estábamos yendo. Lo traté medio cortante porque me había fallado laboralmente el día anterior. Nunca se me cruzó por la cabeza que hubiera hecho alguna cagada", repasó.

Wagner confesó que mató a Micaela

El gemelo Sebastián Wagner (30) dijo que no actuó solo. En la escena que terminó con el cuerpo desnudo y sin vida de Micaela García (21) tirado abajo de un árbol también ubicó su jefe, Néstor Roberto Pavón (35). Eso fue lo que declaró ayer Wagner, quien quedó imputado por delitos que prevén una pena de prisión perpetua: “abuso sexual con acceso carnal y el posterior homicidio calificado por alevosía, por femicidio y criminis causae” de la estudiante de educación física en Gualeguay el 1° de abril pasado.

Wagner, quien estaba bajo libertad condicional por una condena de nueve años de prisión por otros dos casos de violación, declaró ayer en la cárcel de Federal, en el norte de Entre Ríos, donde está detenido desde el sábado. Fuentes policiales informaron a Clarín que, “por miedo a que Wagner fuera linchado cuando llegara a Gualeguaychú”, el fiscal Ignacio Telenta decidió trasladarse hasta el penal.

En la indagatoria, que duró una hora y media, el violador confesó el hecho e involucró a Pavón, dueño de una gomería, hasta ahora preso e imputado por “encubrimiento agravado” por ayudar a Wagner a escaparse hacia Buenos Aires.

Este hombre le había conseguido lugar en un camión que lo llevó de Gualeguay hasta Campana el martes a la madrugada y le había dado 5.000 pesos para mantenerse prófugo. Aunque como adelantó Clarín la semana pasada, en la fiscalía ya lo investigaban por una “participación secundaria en el hecho principal”, en línea con la hipótesis de una “coautoría” en el crimen de la militante feminista, cuando regresaba del boliche “King”. De hecho, Pavón ya había sido indagado el 8 de abril pasado “como partícipe”.

Fuentes judiciales adelantaron a este diario que la semana que viene le volverán a tomar declaración al gomero y que su imputación “va a cambiar”.

Una de las versiones que circuló ayer luego de la declaración de Wagner sostenía que el gemelo fue el que abusó de Micaela mientras que Pavón, el asesino. Ante la consulta de Clarín, en la fiscalía no lo confirmaron ni lo desmintieron. Para avanzar sobre esa hipótesis también serán clave los resultados de las pericias sobre el cabello, las huellas dactilares y los fluidos recolectados en el Renault 18 break gris usado para secuestrar a la chica.

El auto apareció lavado y con una aspiradora en su interior frente a la gomería de Pavón y en la que trabajaba Wagner, sobre la ruta nacional 12. Los minutos previos a la desaparición de la referente de la Juventud del Movimiento Evita de Concepción del Uruguay, el Renault 18 fue visto varias veces merodeando la zona del boliche “King”, donde se realizaba una fiesta para juntar fondos para la graduación del curso al que iba la joven. Las cámaras que aportaron los vecinos de Gualeguay –ya que las municipales no funcionaban– mostraron al auto haciendo un recorrido similar al de Micaela y luego lo ubicaron rumbo a un camino rural en las afueras de la ciudad, del que regresó 37 minutos después.

La autopsia realizada sobre la víctima arrojó que fue estrangulada con una soga. Su cuerpo, que fue velado el martes por una multitud en Concepción, apareció a 21 metros de un camino vecinal en la zona de Estancia 6 Robles, a 12 kilómetros hacia el norte de Gualeguay. Por lo que se cree que no fue una persona sola la que lo transportó. A dos kilómetros y medio de ese lugar, en Primera Sección Chacras, compañeros de la facultad de Micaela que participaron de la búsqueda encontraron el short animal print y una sandalia de la chica. Esa sería la escena del crimen. No es la primera vez que Wagner desparrama pertenencias de sus víctimas en otra zona para despistar a los investigadores.

Después de que se conociera la confesión del gemelo, su madre, Gabriela Elizabeth Wagner (45) salió ayer a hablar y dijo que entregó a su hijo para que Micaela “descanse en paz” y para que “no haya nunca más” otro hecho así.

La pareja de Gabriela, el policía local Fabián Ehcosor (53), fue quien levantó al gemelo en Campana y lo llevó hasta su casa, en Moreno. Por eso quedó detenido por encubrimiento. Pero su madre tenía miedo de que le hiciera algo a su hija. “El destino lo hizo volver (el jueves) y yo lo entregué, sé que esto va a terminar mal, pero no quiero sentirme culpable de lo que hice, quiero paz en mi alma, aunque me juzguen, quiero paz”, dijo la mujer. “Yo soy la madre de Sebastián y, como madre, quiero que me entiendan. Él, con todo lo que hizo en su triste vida, es mi hijo igual”.

En tanto, Néstor “Yuyo” García, el padre de la víctima, quien el domingo junto a su esposa, Lescano Andrea, recibió un llamado telefónico de la ex presidenta Cristina Kirchner, escribió en Facebook: “Ojalá le den perpetua (a Wagner) y no haya más víctimas”. El abogado de la familia, Jorge Impini, le dijo a Clarín que no se involucrarán ni opinarán sobre el juez Carlos Rossi, quien había liberado al condenado por las dos violaciones.

Por Clarín













SOCIALES