Domingo 24 de Septiembre de 2017
 

           
Leonardo Mayer: Jugar la Copa Davis es algo que me gusta mucho
Corrientes - Deportes
21/09/2016 09:13:00
Leonardo Mayer, mientras tenía que “limpiar todo el departamento” porque “hacía tiempo que no estaba por acá y cuando se vuelve se encuentra que habían quedado remeras por ahí ya que al hacer el bolso voy dejando todo”, dejó sus mejores conceptos tras la victoria argentina en Escocia, que lo llevó a la 5ª final de Copa Davis, en la historia.

En diálogo con el programa El Deportivo de radio La Red Corrientes (107.1 mhz), el correntino dejó en claro que la noticia de que va a ser papá “es la ganadora del año, para mí. Estoy muy contento por eso y por todo lo que está pasando ahora porque es algo que no me venía pasando en el año, muy complicado, y por lo menos con esto se da un empujón para seguir”.

Por “un tema de lesiones” Mayer no tuvo el año pensado. Quería ir a los JJ.OO. de Río pero las lesiones complicaron su camino y lo dejaron afuera. “No estaba preparado para competir con todo porque venía mal del hombro y no se me recuperaba pero me corría el tema de las olimpiadas, yo seguía jugando y arriesgando, y por eso los resultados también. Si dejaba de jugar no iba a ir, pensé en seguir jugando y no se dio ni una ni otra”.

Luego de ganar en el Challenger de Manerbio “cuando me llamaron para ver si quería, dije que sí porque me sentía bien; en la anterior, ante Italia, le dije que no porque no estaba bien y no iba a dejar rengo al equipo. Ahora me tenía fe cuando me dijeron para jugar”, aclaró, respecto de su convocatoria para esta serie.

Ese quinto punto contra Daniel Evans pareció soñado pero antes de la serie, Leo ni la pensaba: “No, obviamente que no soñaba. Después de perder el ranking, no ir a la fase anterior, no esperaba ni que me llamen. Empecé a recuperarme, a intentar encontrarme con mi juego, empezar a jugar los Challenger… me llamaron, me tuvieron confianza y eso agradezco al capitán y a todo el equipo; es una cancha en la que me desenvuelvo bien, así que fueron todos los factores para que la semana termine así”.

Admitió, además, que “cuando arreglamos que iba a jugar el domingo me costó dormir porque sabía de la responsabilidad que me tocaba”.

Por otra parte “el equipo se jugó a ir arriba el viernes 2-0; Juan Martín (Del Potro) jugó al nivel que jugaba siempre; y Guido (Pella) se bancó el ganar, porque era muy difícil, y lo ganó muy bien. Con ese 2-0 estábamos contentos pero sabíamos que el dobles era difícil, jugamos bien pero no se dio. El último día, cuando me dijeron, tenía la raqueta lista para jugar y me tocó”.

Al momento de dejar sus consideraciones sobre el punto decisivo, confesó que “me costó al principio pero fue un break que me hice solo. En el segundo me solté más y le empecé a golpear mejor a la pelota, más con centro de la raqueta; de a poquito, cada vez mejor, y terminé jugando muy fuerte y lo superé muy bien. Después él se fue para abajo y se dio la combinación buena: tratar de jugar mejor y que el otro agache la cabeza”.

Sobre el diagrama de la serie, que sorprendió a muchos, recordó que “fue como muy raro lo que se planteó porque no es normal que uno se juegue todas las fichas a un viernes, pero sabíamos que Juan Martín era el único que le podía ganar a Murray, y si jugaba el domingo con Murray –ya cansado- no le ganaba, es la realidad. Entonces, él dijo que para ganarle tenía que jugar el viernes. Cuando terminó estaba muy cansado, y no se iba a recuperar para el domingo, y como el dobles es menos desgastador, la mejor pareja que teníamos era que jueguen Juan Martín y yo el dobles, el capitán eligió esa pareja”.

Claro que “para nosotros era la mejor estrategia, aunque la gente nos mate o los periodistas después digan que no fue lo mejor, pero para nosotros era lo mejor. Nosotros no nos queremos equivocar para que Argentina no gane, al contrario, arriesgamos para que Argentina gane, o sea, nosotros queremos ganar la Copa Davis, no perderla”.

El mismo Daniel Orsanic reconoció que vio muy bien al correntino en la semana previa, en la del trabajo de todo el equipo, y el mismo Mayer lo ratificó al mencionar que “llegué el viernes a Glasgow, un día antes que el resto porque perdí en segunda ronda en el torneo anterior, y me sentía bien. Ya te cambiaba el aire, es aire nuevo, me gusta y vas mejorando porque es muy anímico el cambio. Jugué a un nivel muy alto y me gusta porque, en el año, pensé que no volvía más a jugar bien”.

Eso sí, sobre la final “no se habla mucho porque todavía hay que asimilar esto, ver las cosas que hicimos bien y las que hicimos mal para mejorar y tratar de ganar, y si no se gana… dejar lo mejor en la cancha porque eso es muy importante para nosotros, y porque en este deporte se pierde más de lo que se gana, o sea, solo gané un Challenger y hace un año y medio que perdía todos los torneos”.

El secreto de este equipo, según el correntino, pasa “por las ganas que tenemos de ganar la Copa Davis y por la simpleza de cada uno: si a otro le toca jugar, no hay envidia, solo aliento y ganas que Argentina gane”.

Además, “sería algo increíble, es más, siempre la quiero ganar, y siempre hago mis calendarios para jugar la Davis porque es algo que me gusta mucho, y no son muchos años más… antes jugaba con jugadores que tenían diez años más y ahora tienen 10 menos y digo ‘ya creciste Leo’”.

Por úlitmo, habló de lo que viene en materia de torneos y adelantó que “la gira de Sudamérica de Challenger y uno o dos torneos iré a jugar en indoor, si me llaman, para acostumbrarme. El jueves vuelvo a entrenar y si me siento bien iré a jugar a Brasil”.

CorrientesHoy.com














SOCIALES